El Presidente Russell M. Nelson habla a los santos en Argentina

    Más de 11.000 Santos de los Últimos Días se reunieron la noche del miércoles 28 de agosto en el Microestadio de Tecnópolis, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina; para oír las palabras de Russell M. Nelson, presidente de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

    Nadie que escuchó esta noche las palabras del profeta viviente, ya sea en forma presencial o a través de la transmisión satelital, podrá olvidar la experiencia vivida. Sus palabras al pueblo argentino estaban relacionadas con tres aspectos importantes del Evangelio: el día de reposo, el diezmo, la preparación para el templo.

    Image 2

    El Día de Reposo

    Al comenzar su mensaje (que pronunció íntegramente en español) el presidente Nelson agradeció por la oportunidad de visitar Argentina, por la devoción y servicio de los miembros de la Iglesia. Tomó el tiempo de reordar dos visitas previas: Una en diciembre de 1974, para recibir un reconocimiento del gobierno argentino, y otra un año antes como presidente de la mesa general de la Escuela Dominical de la Iglesia, experiencia que aprovechó para recalcar la importancia del Día de Reposo. En este punto citó el versículo 9 de la sección 69 de Doctrina y Convenios “Y para que más íntegramente te conserves sin mancha del mundo, irás a la casa de oración y ofrecerás tus sacramentos en mi día santo”

    image 3

    El Diezmo

    El presidente Nelson invitó a los Santos de los Últimos días a pagar fielmente el diezmo “con un corazón dispuesto”. Recordó que, siendo un joven recién casado, con escasos recursos recurrió, junto a su esposa, a la donación de sangre para obtener recursos. Su esposa le enseñó, entonces, una lección que nunca olvidó: “no olvides el diezmo de nuestra sangre”. Luego agregó: “Nuestro Padre Celestial les ha hecho una promesa”, y entonces citó la escritura de Malaquías, en el Antiguo Testamento “Probadme ahora en esto, dice Jehová de los Ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde” (Malaquías 3:10). Y agregó a la escritura su propio testimonio: “Testifico que Él cumplirá esta promesa”

    El Templo

    Finalmente, Russell M. Nelson invitó a todos a prepararse para entrar en el templo, siendo dignos de una recomendación; lo que implica que debemos “purificar nuestro lenguaje, ser obedientes a la Palabra de Sabiduría y cumplir con todos los mandamientos”. Entonces recordó una experiencia en la que casi pierde la vida en un accidente aéreo. Aunque el accidente no ocurrió, aún hoy medita en la tranquilidad que sintió ante esta circunstancia. Y recalcó que dicha tranquilidad vino de recordar que estaba sellado en el templo con su familia y había sido fiel a los convenios que había hecho en dicho lugar.

    image 4

    Al concluir su mensaje, el presidente Nelson invocó una bendición sobre todos los miembros de la Iglesia: “Tendrán gozo en su posteridad si son fieles en guardar los mandamientos”, prometió.

    Durante la histórica visita, también se dirigieron a los presentes el élder Benjamín De Hoyos, presidente del Área Sudamérica Sur y su esposa Evelia; el élder Quentin L. Cook, de los Doce y su esposa Mary y por supuesto, la hermana Wendy Nelson, esposa del presidente Nelson. Ellos recalcaron la importancia de mantenerse firmes ante la adversidad, la historia familiar como herramienta para mantener la influencia de Satanás fuera de nuestras vidas.

    El presidente y la hermana Nelson visitaron Buenos Aires como parte de su segunda gira por Sudamérica que los ha llevado a Guatemala, Colombia, Ecuador y que culminará en Brasil el próximo fin de semana.